martes, 12 de enero de 2016

Como un volcán


En parte se entiende, ella es experta en volcanes. Pero se ha metido en un berejenal muy hermoso: las tradiciones. Yo tengo mi propia teoría. Te gusten o no, no se trata de convencer a los alumnos de su bondad o maldad. Ell@s van a seguir haciendo lo que quieran... o lo que les hayan enseñado de pequeñ@s en casa. Yo prefiero analizarlas en clase, ver el sustrato histórico y etnográfico, dicho de otra manera comprender por qué la gente hace lo que hace, por qué se hacía antes y en qué se ha transformado ahora, con su pegas y sus virtudes. Lo habitual es que la gente cumpla con ritos preindustriales en una sociedad que ha olvidado el sentido de tales ritos. Véase el caso de la Navidad, que tan bien explicaron Rubén y Enrique hace unos años.

Más claro aún tengo que debemos analizar estas tradiciones en clase. No podemos marear la perdiz solo con personajes del pasado y etapas y tipos de suelo y tipos de volcanes (uy lo que he dicho) de poca monta mientras l@s alumn@s están pensando en la próxima fiesta de su pueblo ¡Como no hay! Halloween (a lo yanqui, sí), Navidad (Nochebuena, Nochevieja, Reyes), los santos viejos que dicen en La Mancha (san Antón, san Sebastián, san Blas) con sus hogueras, carnaval carnaval carnaval te quierooooo, semana santa, romerías y así hasta el infinito y más allá. Si l@s alumn@s comprenden cómo ha cambiado el mundo desde las "tradiciones ancestrales" cuyo significado desconocen, podrán entonces asumir los enormes cambios que les esperan. Veáse el nuevo tipo de matrimonio inventado en Corea: el matrimonio con un@ mism@. Más madera: que las tradiciones son un invento no lo digo yo, lo dice Hobsbawm por ejemplo. Y por eso mismo pueden desaparecer... o pueden aparecer otras nuevas, espontáneas o promovidas por el poder, lo que no les quita importancia y necesidad de ser estudiadas.

Pero en fin, voy a mojarme en la polémica de los Reyes Magos. Y como una imagen vale más que mil palabras (jo, qué frase me he inventado), esto es lo que yo veo en estos tiempos de crisis:

No hay comentarios:

Publicar un comentario